viernes, 23 de marzo de 2012

Hooded Heroes #13

 Melt apagó el televisor.

-Parece que Materia Oscura se ha buscado un nuevo “ayudante”…

 Van estaba excitado

-¿Ese era el Materia ese? ¡Perfecto!- Entrechocó los puños. -¿Cuándo nos vamos a repartir leña?
-Espera Van- le calmó Melt -Puede ser una trampa. Si de verdad quisiera causar destrucción haría más cosas que reventar tiendas…
-¡Pero es Yolok!- protestó Tesla -¡Tenemos que quitarle eso!
-¡Ya, Tesla, pero tal vez lo que él quiera es que vayamos a por él!
-¿Y que vamos a hacer entonces si no?- razonó Felino -¿Quedarnos aquí viendo como se carga cosas?

 Aera escuchaba pensativa

-Podemos hacer las dos cosas. Quiero decir… ¡Somos más! Dividámonos y vayamos en dos grupos. Así si es una trampa el segundo grupo podrá ayudar al primero.

-¡Buena idea!- añadió Melt -En el primero puedes ir tú con Tesla y Van. Yo me quedaré en retaguardia con Épsilon. Felino tu…
-Os acompañaré. No me pienso quedar de brazos cruzados. Si hace falta ayudar a huir puedo.
-De acuerdo, pero no te fuerces.
-Pero…- Tesla levantó una mano -Hay un problema… ¿Cómo llegamos? Splitter no está ya, ¿No?
-Bueno, eso no quiere decir que no tengamos portales- dijo Melt sonriente

 ****

 Splitter caminaba entre las estanterías de la Biblioteca Encapuchada. Sergei estaba con Dorothy, encargándose de soltar todo cuanto sabía del proyecto de Amanda, y Camaleón no era muy dada a hablar con él, así que paseaba solo. Mientras andaba miraba aburrido las filas de libros. Sabía que hubo un tiempo en el que los conocía muy bien. Pero eso se acabó ya.

 Al girar una esquina se encontró de bruces con otro “paseante”. Vestía de blanco y llevaba una taza de café humeante en la mano. Le miró sonriente. Tenía unas ojeras enormes.

-Vaya, hola... Un momento... ¿Eres… Splitter?
-Sí, lo soy. ¿Qué ocurre?
-¡Hombre, estaba deseando conocerte!- Le tendió una mano -Coffee. Danny Coffee. ¿Tú estabas en el grupo de Tesla, no?

 Splitter desconfió pero le tendió la mano también. Le evaluó con la mirada. Tenía el pelo castaño y rizado y llevaba una perilla y bigote que, a juicio de Splitter, debían hacerle sentir atractivo.

-Correcto ¿Cómo lo sabes?
-Aquí en Inteligencia nos enteramos de todo. ¿Qué tal anda el chaval? ¿Molesta mucho?
-¿Le conoces?
-Nos conocimos hace ya mucho tiempo, cuando iba de correrías de un lado a otro. ¡Ah, y fuimos compañeros de aventuras un tiempo! Me alegré mucho al saber que había ingresado en los Héroes Encapuchados, hacía ya lo suyo que no sabía nada de él.

 Splitter se sorprendió de lo parecido que era el mundo a un pañuelo.

-Bueno… Digamos que hace lo que puede.
-Por cierto… ¿Es cierto que esa… Materia Oscura… Es Spencer?
-¿También le conocías?
-Si
-Pues estás en lo cierto
-Increíble… Y pensar que lo dábamos por muerto… Una pena que esté de lado de los malos. Tesla le echaba mucho de menos ¿Sabes?

 Splitter quiso apartarse e irse. No tenía ganas de hablar. Se buscó una excusa.

-No lo dudo pero… Oye, tengo cosas que hacer. Si eso hablamos luego.
-¡Ah, bueno, te dejo entonces! Por cierto, soy de la facción de Dorothy así que supongo que tendremos que trabajar juntos en breve. ¿A ver que sale de esto, no?
-Sí, supongo…
-Bueno… ¡Nos vemos!

 Se giró y se fue. Por primera vez Splitter se percató de que sus pantalones (blancos, al igual que la chaqueta que llevaba) eran parte de un pijama.

-Que tío tan raro…

 ****

 En medio de una sala vacía había un arco de acero y cromo forjado. Su diseño, que imitaba las llamas de los portales espaciotemporales, resultaba del todo exótico. No es que fuera excesivamente grande, pero tenía altura suficiente como para dos Teslas subidos uno encima de otro y tres en fila para el ancho. Dentro del vano que formaba crepitaban de forma intermitente pequeños relámpagos turquesas.

-¡Ante ti, un modelo estándar de Portal Encapuchado!- mostró Melt orgullosa a Tesla. -¡Prácticamente la única salida de la base!
-¿La única?
-He dicho salida, no entrada...
-¿Y cómo funciona?
 -Si lo que quieres saber es como hace lo que hace ni idea. Ni siquiera Splitter lo comprende del todo.
-No, me refiero a cómo lo “encendemos” y lo hacemos funcionar
-¡Ah, eso! Es fácil, basta con “esto”.

 Melt mostró a Tesla algo similar a una daga curva, sólo que su hoja, en lugar de metal, estaba hecha con un extraño cristal color turquesa.

-Es una “Llave Kafka”- añadió Aera -Sirve para hacer lo que Splitter pero sin tener sus poderes
-¿Kafka?
-Uno de los miembros del Alto Mando. Es el inventor del portal y la llave. Ah, y fue el maestro de Splitter. Una persona muy extraña, la verdad, ni Melt ni yo hemos hablado nunca con él en persona.

 Van apareció en la sala. Llevaba encima de los hombros a Épsilon, que por fin se había dignado a vestirse.

-Bueno, ¿Dejáis de rajar y nos ponemos en marcha?
-Sí, mejor ¿Tenéis todos captados el plan?- todos asintieron en respuesta -Perfecto. Tesla, vas con Aera y Van en el primer portal. Ya sabes lo que tienes que hacer.

 Aera estaba de pie en frente del portal, sujetando por delante su propia “Llave Kafka”. Giró levemente la cabeza para mirar a Van y Tesla, que esperaban detrás.

-Cuando abra el portal deberé entrar de golpe. En cuanto lo haga seguidme lo más rápido que podáis, sino os podréis perder. Y recordad: lo más importante es estar concentrado en el lugar al que te diriges.

 Van asintió decidido, pero Tesla lo hacía más dudoso. A fin de cuentas, Van había cruzado muchos más portales que él.

 Aera inspiró y expiró y levantó la “daga”.

-Muy bien ¡Allá vamos!

****

 Los ojos celestes de Dorothy miraban intimidatoriamente a Sergei

-¿Es todo?
-Sí, es todo.

 Suspiró y miró hacia arriba con los dedos entrelazados sobre la mesa.

-Mmm… Con esa información no podemos empezar ¿De verdad que no sabes absolutamente nada acerca del laboratorio secreto?
-Nada. Sólo sé lo que guarda. Y realmente ni siquiera sé lo que es.

 Se quedó pensativa.

-Si al menos él se dignara a ayudarnos…- dijo para sí

****

 Aera miró a los lados. Eran las mismas tiendas que había visto minutos antes en el televisor. Bomberos, policía y ambulancias llenaban la calle y, para desgracia de Aera, está había “aterrizado” justo en medio del barullo. Por suerte sólo un policía se percató de su presencia.

-¡Eh tu, chica! ¡No estés en medio, que estamos trabajando!

 Aera intentó mirarle sin mostrar que se había puesto colorada de vergüenza. Pidió disculpas y luego se giró y huyó disimuladamente a un callejón. Miró a la calle desde su escondite para ver si podía ver dónde estaban Van y Tesla.

 No tardó en encontrar a Van. Unos policías estaban echándolo por la fuerza del corro de vehículos de emergencias

-¡Aparta tus manos de encima! ¡Como me cabree…!
-¡Van! ¡Aquí!- Aera agitaba el brazo.

 El "héroe" no se dio cuenta.

-¡Me tenéis harto! ¡Ni que estuvierais haciendo algo muy importante!

 Le empujaron

-¡Lo siento chico, pero estamos muy ocupados! ¡Vete a molestar a otra parte!
-¿Molestar? ¿¿Molestar?? ¡Ahora te voy a dar yo molestar!

 Fue a ponerse en postura de ataque pero una fugaz (y colorada) Aera le dio una colleja, saludó a los guardias pidiendo disculpas y salió corriendo calle abajo agarrándole por la capucha.

-¡Mira que llegas a ser bruto!
-¡No me dejaban ir a buscart…!

 Aera le puso la mano en la cara antes de que soltara otra excusa.

-¡No quiero oir nada más! ¿Dónde está Tesla?
-¿Tesla? Pues esto... ¿Ni idea?

-BOUUUM-

 Acababa de reventar un barril de gas cercano. Aera y Van tuvieron el tiempo justo de taparse los oídos. Miraron hacia la humareda que se había formado buscando al culpable.

 Una silueta negra les devolvió la mirada desde lo alto del edificio.

-¡Me cago en… ! ¿¿¡¡Dónde demonios está Tesla!!??

****

 Splitter seguía paseando por la Biblioteca. Las estanterías eran cada vez más numerosas. Se acercó a una y tomó un libro. Puso una expresión de disgusto al encontrar una “K” roja sellada encima de la cubierta.

-Veo que esa letra te trae malos recuerdos…

 La voz le era insultantemente familiar. Se giró rápidamente pero no encontró a nadie. No pudo evitar ponerse en guardia.

-La verdad es que creo que hice un buen trabajo pero fue duro quitártela. Eras un buen alumno…

 Otra vez detrás suya. Volvió a girarse y de nuevo no había nadie. Se enfadó.

-¡Al menos podrías mostrar la cara cuando hablas!
-Ya… Pero veo que te está empezando otra vez a funcionar la memoria y no quería… Molestar.- La voz parecía venir desde arriba. Splitter sintió el impulso de mirar, pero sabía que no encontraría nada.
-¿Molestar? Si de verdad hubiese sido para ti algo que un peón más de tus planes no me habrías hecho eso
-Jeje, tan borde como siempre, Splitter.

 Una mano se le posó en el hombro. Pegó un respingo y se giró. Una persona normal se habría asustado y habría salido huyendo pero Splitter aún recordaba que era capaz de hacer esos trucos. En el aire flotaba una mano pálida, sin un cuerpo al que llamar suyo. La muñeca ardía en llamas turquesas.

-Hola maestro Kafka
-Hola alumno díscolo

 La mano hizo como si quitara un velo y de entre llamas azuladas apareció el cuerpo al que pertenecía. Era un hombre de unos treinta años, ataviado con una capa y “armado” con una extraña “lanza” de metal negro cuya punta era un cristal violeta. Su cara, con sus anteojos cuadrados, sus pelos despeinados y la máscara que llevaba en la boca como Splitter le daban aspecto del típico científico loco.

 Se quitó la máscara para hablar, mostrando una sonrisa macabra que acentuaba aún más su aspecto de malvado de cómic. A Splitter le costaba creer, sólo mirando su aspecto, que fuese uno de los líderes de una organización como los Héroes Encapuchados

-¿Qué tal todo?
-¿De qué te serviría saberlo?

 Se encogió de hombros

-Era una mera formalidad
-¿Qué haces aquí?
-Me he enterado de que hay movimiento en el Alto Mando y he venido a ver que hacía Dorothy. Y, bueno… ¡Mira a quien me he encontrado andurreando por la Biblioteca Encapuchada!
-¿Vas ayudarnos o sólo vas a molestar como siempre?

 Se colocó las gafas, sonriente

-Que poco respeto por tu maestro… ¡Pues no! No voy a ayudaros… Por ahora.
-¿Y se puede saber porqué?
-Eso no te incumbe, alumnito. Sé que tengo que ayudaros. Pero no aún…
-¡Tú y tus planes!
-Sip, como siempre. Pero bueno, voy a ser un “profe guay” y te voy a dar una pista. ¿Sabes el nombre ese que le puso Amanda a su descubrimiento, “el Trueno”? Pues es el secreto para encontrarlo. Sólo tenéis que hacer lo que dice.

 Empezó a desparecer de nuevo entre llamas azules

-¿Y qué dice? ¡Espera! ¡Eso no nos sirve de nada!
-¡Oh, sí que os sirve! ¡Nos vemoooos!
-¡Espera maldito!

 Splitter intentó hacer el corte sobre su maestro para evitar que desapareciera en el subespacio, pero este interpuso la lanza. Saltaron chispas multicolores.

-Dime eso cuando tengas derecho a decírmelo…

 Una descarga violeta lanzó a Splitter hacia atrás. Su maestro desapareció definitivamente.

-¡Serás… !

****

 Tesla flotaba dentro de la hoguera turquesa del subespacio. Iba sin rumbo.

-¡Concéntrate, concéntrate!- gritó para sí mismo.

 De repente empezó a caer. Gritó y cerró los ojos.

-¡Maldita sea, se supone que voy a mi casa!

 De golpe sintió como si hubiera caído sobre algo sólido. El silencio que le rodeaba le indicó que había llegado a algún sitio.

 Abrió los ojos y se incorporó. Estaba en el suelo de una habitación pequeña, con una cama desecha, una ventana sin cortinas y varias estanterías llenas de cómics y varias cosas que no parecían servir para nada.

 No había duda. Era su cuarto.

-¿¿Qué… que… que hago aquí??

 Rápidamente reaccionó y se lanzó a buscar el calendario que tenía en una pared. Lo encontró y suspiró aliviado: marcaba la misma fecha en la que estaba antes de cruzar el portal.

-Bueno… Al menos no he vuelto a viajar en el tiempo. Pero… ¿Por qué estoy en mi cuarto?

 Supuso que como había dicho “casa” se había acordado de su cuarto y el corte le había llevado allí. Resopló. Ahora no sabía dónde estaban ni Van ni Aera. No le quedaba más remedio que salir corriendo antes de que pasara alguna tragedia.

-¡Mierda, mierda, mierda! ¿Por qué me tiene que pasar esto a mí?

5 comentarios:

  1. Me gusta!! Y Tesla tan torpe como siempre =w= Me encanta, me recuerda tanto a su creador.... xDDD

    ResponderEliminar
  2. Van llevando encima de los hombros a Épsilon.
    INÉDITO

    ResponderEliminar
  3. Por poco creí que aparecía Arsénico xDDD Y menudo fastidio lo de Tesla, ya podría aprender de Harry Potter...

    ResponderEliminar
  4. Si Tesla hubiera pensado en chocolate donde hubiera acabado? En una churreria? xDDD; muy bueno el capi xD

    ResponderEliminar