sábado, 3 de marzo de 2012

Hooded Heroes #9

-¡Vamos tío, fuerza!

 Melt le tenía cogido de la mano. Splitter seguía teniendo problemas para respirar. Le contestó entrecortadamente

-No me digas *arf* esas cosas…, que parece que me voy a morir…
-¿Estás bien?
-Ya… Ya se va pasando…
-¿Puedes hablar?
-Pregunta…
-¿Qué?
-¡Venga pregunta!
-¡Ah sí! Esto… ¿Qué me pasó…? ¿Dónde…? ¿Dónde estuve?
-Hice el megacorte y cuando todos salimos ya no estabas. Te quedaste… dentro…
-Oye Splitter… Cuando estuve dentro vi… Cosas raras…
-¿Qué clase de cosas?
-Fue… Como un sueño… Vi… Vi mi pasado.
-Ay dios…
-¿Qué pasa?
-¿Tocaste algo?- se incorporó de golpe asustado
-No pude, era como… transparente
-Puff…- se volvió a dejar caer -Mejor…
-¿Porqué?

 Le miró muy serio

-Tesla, el espacio y el tiempo no pueden separarse. Cuando cortas uno cortas al otro. Y a veces no es necesario que sea mi mano quien termine los cortes. Los portales también son permeables a los sentimientos y las voluntades
-¿Qué quieres decir?
-Alégrate, Tesla Wayfinder… Eres uno de los pocos seres humanos que ha tenido el placer de viajar a través del tiempo… Sin su cuerpo…

**** 

-Seré rápido. Arriba en tu último piso hay un ser que quiere destruir nuestro planeta.
-¿Y cómo diantres ha llegado ahí sin que yo me entere?
-Seguramente te sometió a su voluntad. Yo acabo de llegar así que no lo sé todo.
-¿Y por qué está todo tan revolucionado?
-Parece que estuviste luchando… Contra mis compañeros
-¿Y Yolok que hace contigo?

 Esta vez respondió Yolok

-¡Salvar el mundo para pelear con él después más tranquilamente!- señalaba a Felino
-Yo no he dicho que vayamos a…
-¡Me debes una pelea, lo quieras o no!

 La Corbata Gris se repuso y se colocó bien el traje. Buscó su casco sin resultado.

-¡Bueno! ¡Pues si ese “ser” quiere jugar a romper la rutina lo lleva claro conmigo!
-¿Vas a enfrentarte a él?
-¿Crees que me gusta que el mundo sea destruido? ¡Eso no es anti-rutinario, eso es el caos directamente!
-Pero… ¿Te has creído mi historia? ¡Si somos enemigos!
-Mira… Está claro que hay “algo” en mi base… ¡Y si ese “algo” ha sido capaz de dejarme K.O. 2 veces, controlarme, dominar mi base y destruir mi IA central es que debe ser muy poderoso! ¡No cualquiera puede dejar K.O a la Corbata Gris! ¡Y menos dos veces!
-Pues él no ha sido él el que te ha dejado K.O. la segunda vez…
-¿Qué? ¿Quién fue entonces?
-Pues…- Felino no sabía si decírselo o no. El trueno que oyó antes de llegar a la cancha era inconfundible
-¡Fue el chico rayo, Gris!- Yolok se adelantó sin problema.

 La Corbata Gris iba a explotar de un momento a otro

****

 Splitter ya se había recuperado. Todos miraban al edificio, pensando que hacer.

-¿Y bien?
-Felino seguramente sigue dentro…- Melt miró los agujeros de su caperuza, recordando la batalla con la Corbata gris -…Y seguramente con el rubio. Tal vez deberíamos rescatarle y volver a la base para pensar un plan mejor…

 Tesla se revolvió ante la idea de retirada

-¿¿Qué?? ¡Ese tío es peligroso! ¡No podemos dejarle ahí e irnos tal cual!
-Pero Tesla, ¿Tú has visto como nos hemos quedado por ir de golpe?
-¡Pero es que estamos hablando de un tío que ha destrozado un planeta!- señaló a Melt -¡TÚ planeta!  

 Melt le contestó sin mirarle

-Lo sé Tesla… No puedo permitir que quede impune por lo que hizo… a mi gente… Pero muertos no servimos de nada a este planeta. Y dudo mucho que consigamos algo distinto a eso si nos volvemos a meter allí dentro
-¡Pero Felino YA está dentro! ¡Y tenemos que rescatarle! ¿Vas a meterte otra vez sólo para irte a casa otra vez? ¿No dices que moriremos si entramos allí?

 Splitter se interpuso

-Nadie ha dicho que nosotros debamos entrar para rescatarle…

**** 

-Yo… Esto es… Es…
-¿Horrible? ¿Deshonroso?
-¡Cállate, Yolok,- Felino susurraba -no lo estropees más!
-¡ES INTOLERABLE!
-Mira, no suena mal…
-¿VENCIDO POR TESLA? ¿¿YO?? ¡IMPOSIBLE!
-Oye…- Felino tuvo que sacar su lado negociante otra vez -No quiero cuestionar tus métodos, pero… Si te sirve de consuelo estabas seguramente bajo el influjo de “eso” que tienes en el último piso. Por eso tal vez perdiste…

 La Corbata Gris le miró ilusionado

-¡Claro! ¡Tiene lógica! Tal vez esa criatura me controló… Y claro, ¡No se puede utilizar un intelecto como el mío sin ser yo mismo!
-Este tío cada vez me cae peor…
-¡Pues anda que a mí!
-Tenéis suerte… ¡Hoy no era mi día! En circunstancias normales os habría acribillado vivos con estos preciosos cañones de creación mía hasta dejaros inconscientes y luego os habría sometido a horripilantes experimentos en mi laboratorio secreto. ¡Pero fui atacado por un extraño ser y ahora debo retirarme para pensar en cómo recuperar mi base!
-No TaN rÁpIdO, SeRgEi…

 Otra vez la voz insoportable. Su sonido puso en guardia a todos. Especialmente a Felino, al que se le erizaron los pelos como a un gato.

-¡Mi interfono! ¿Quién eres? ¿Qué quieres?… ¿¡Y como sabes mi nombre de pila!? ¡Vamos, identifícate!
-¿Ya no te acuerdas de mí?- la voz del interfono se normalizó levemente. Aún era susurrante y molesta, pero al menos sonaba más “humana”. -Fuiste el jefe de mi padre…
-¿Tu padre…? ¿Matthew Wayfinder? ¡Un momento! ¡Tesla es el único superviviente de esa familia! ¡Yo mismo vi morir a Matt! Y a…
-Exacto Sergei. Soy Spencer Wayfinder.
-¿Cómo es que estás vivo? ¿Y cómo es que has logrado controlar mi base?
-Es una historia muy larga y difícil, te lo aseguro… Además, saberla no te va a servir de nada… ¡Porque no vas a salir vivo de aquí!

 El repentino cambio de voz no amedrentó a la Corbata. Estaba demasiado enfadado como para eso.

-¿Así que has vuelto de entre los muertos para vengarte por lo que le hice a tu padre, no?
-Mi padre ya me da igual… Ahora sólo quiero poder… ¡Y tú tienes lo que necesito!
-¿A qué te refieres?
-“El Trueno”, Sergei. Quiero “eso” de las investigaciones de mi madre...

 Felino y Yolok empezaban a perderse. La Corbata Gris en cambio parecía saber muy bien de lo que hablaba Spencer.

-Yo… ¡Yo ya no tengo eso!
-¡No mientas! ¡He visto tus archivos! ¡Tienes información de él en este edificio! Entrégamelo… ¡Y tal vez te dé una muerte más rápida!
-¿Crees que puedes vencerme? ¡Ja! ¡Este es MI edificio! ¡Tal vez hayas destruido la IA central, pero aún me quedan ases en la manga!
-No lo creo, Sergei… Más bien yo ya te he vencido…

**** 

-¿Qué vas a hacer?
-Vamos a enviarle una señal a Felino. Le entrenamos para que pudiera oír mis cortes espaciotemporales en un radio de tres kilómetros. En cuanto lo oiga podrá localizarlo y huir a través de él.
-¿Tendrás fuerza suficiente?
-Me asfixia el abrir varios cortes muy seguidos pero si me dejas tiempo para recuperar el aliento puedo volver a lanzarme sin problemas. No te preocupes, no voy a palmarla hoy.

 Splitter pidió hueco para hacer su habilidad. Extendió las dos manos y las movió hacia afuera, efectuando un arco con ellas que dejó una estela de fuego turquesa. Hecho esto se dispuso a entrar dentro pero antes se giró y miró al resto del grupo.

-Si… Si no vuelvo en cinco minutos cruzadlo vosotros también

**** 

-¿Qué te hace pensar eso?

 La voz del interfono no respondió. Todo se quedó en silencio. Excepto para Felino. Era como un silbido, como cuando se escucha a alguien soplando una hoja. Sonaba de forma casi imperceptible incluso para su propio oído, a causa de las paredes y suelos de hormigón, pero claro, su oído estaba entrenado para captar ese sonido.

-¡Yolok, vámonos de aquí!- Felino hablaba por lo bajo
-¿Qué? ¿Ahora?
-¡Vamos Yolok!
-¿Adónde vais?- interrumpió la Corbata.

 Felino miró a la Corbata sorprendido

-¿Necesitas nuestra ayuda o qué?
 -No la necesito, pero… ¿¿Os creéis que vais a escapar tan fácilmente??

 Felino echó a correr tirando de Yolok hacia la puerta

-¡Mas bien ya lo hemos hecho! ¡Chau!

 La Corbata quedó un poco sorprendido por la reacción pero recapacitó a tiempo e intentó lanzar sus brazos mecánicos. Por desgracia uno estaba cortado por la mitad y el otro no salía de su hueco. Maldijo por lo bajo a todos y cada uno de los antirrutinarios y se quedó mirando impotente como llegaban a la puerta sus enemigos pero, por suerte o por desgracia, esta no se abrió.

-¿Qué pasa?
-¡Espera, que lo arreglo!

 Yolok le propinó un sonoro puñetazo a la puerta. Esta se partió sin problemas, pero no cayó, sino que los trozos se quedaron pegados a un muro de una sustancia negra que estaba por detrás, como cuando se parte una galleta sobre una natilla. Estaban atrapados.

-¡Mierda, es él! ¡Nos ha atrapado como ratones!
-Lo gracioso es que tú eres un gato
-¡Déjate de bromas Yolok, ayúdame a romper esto!
-¡Esperadme!

 Ambos se giraron y contemplaron a la Corbata con ojos incrédulos

-¿Ahora vas a ayudarnos?
-¡Estamos los tres atrapados! ¡Comportémonos como caballeros y colaboremos en salir de aquí!
-A ti no hay quien te entienda...
-¡Oh, vamos! ¡No podremos luchar si morimos aquí!

 Felino resopló. Supuso que no quedaba otra

-¡Muy bien, pues entonces a la de tres!
-No Os Va A SeRvIr De NaDa…

 La voz provenía del extraño “muro” que taponaba la salida. En él se dibujaron unos ojos blancos y una sonrisa malévola.
-¡Materia Oscura!
-¡La voz rara!
-¿El ser que ha dominado mi base?
-¡ExAcTo! ¡Y LA CAUSA DE VUESTRA MUERTE!

4 comentarios: