domingo, 5 de febrero de 2012

Hooded Heroes #1

 Calle abajo caminaba entre la gente una chica singular.

 De haberse fijado la gente en ella sin duda habría llamado mucho la atención. Vestía una túnica con capucha tan ancha que de su rostro sólo podía advertirse el reflejo de dos ojos y de una nariz femenina. Ni siquiera las manos estaban al descubierto porque llevaba unas mangas muy largas.

 Claro que la gente no se fijaba en ella. Y además ¿Por qué habrían de hacerlo? Ella tenía el poder para que eso no ocurriera.

 Llegado un cierto punto la chica giró y se internó en una calle más estrecha y menos concurrida. Como si tuviese allí una cita con alguien se apoyó en una pared bajo un balcón y esperó. En breve la persona a la que esperaba apareció... Colgando del balcón.

-¿Alguna novedad Camaleón?- El recién llegado tenía capucha como ella, pero sus ropas eran mucho más “habituales”. Además no ocultaba tanto su rostro, del cual era característica notable sus ojos, iguales que los de un felino.

 Camaleón no contestó. Se limitó a negar con la cabeza.

-Puf. Pues a este paso no le encontramos nunca. O le encontrará “Él” antes.

 De repente, como respuesta al comentario del chico con ojos de felino, apareció en una pared cercana una extraña llama azulada y turquesa, como los fuegos fatuos que aparecen sobre las tumbas en los cementerios. Ninguno de los dos se asustó del extraño fenómeno. Todo lo contrario, lo recibieron aliviados.

-Perfecto, le han encontrado. ¡Vamos!

**** 

 El Edificio Salvati era uno de los orgullos de aquella ciudad. Se trataba de un edificio de oficinas como cualquier otro, pero se caracterizaba por mezclar en su estructura hierro con el típico hormigón y cristal. Por esta razón Tesla adoraba pasar el rato allí.

 Se encontraba en lo alto del edificio, en la azotea. Su aspecto era sin duda “especial”. Lo primero que llama la atención de él es su bufanda, tan larga que le llegaba a las rodillas, dotándole de un aspecto "infantil". Sin embargo su chándal verde, sus pantalones negros, sus botas y su barba de tres días le hacían parecer más bien un militar.

 Respiró profundamente el aire de la mañana y se acercó al borde de la azotea. Subió la cornisa y… entonces saltó.

 Lo normal habría sido que cayera pero, en lugar de eso, quedó pegado a una de las vigas de hierro del edificio por los pies. Respiró de nuevo profundamente y avanzó un pie. Este se despegó y se volvió a unir al metal sin problemas. Sonrió complacido y entonces comenzó a caminar por la pared hacia la base del edificio. En esto estaba hasta que una molesta voz le sacó de su particular paseo.

-¡Te encontré maldito elemento! ¡Esta vez no habrá una segunda oportunidad para ti!

 Frente a él (o más bien arriba si tenemos en cuenta que estaba caminando horizontalmente) apareció flotando un personaje del todo… extraño. Y no sólo porque flotara en el aire.

 Su aspecto era el de un ejecutivo de una alguna empresa importante. Esto, unido a sus gafas y su perilla de científico, le daban un aspecto serio. Aspecto que habría sido realmente de “serio” si no fuera por el estrafalario casco con pegatinas y antenas que llevaba y el jet-pack que le mantenía en el aire. Dos largos brazos mecánicos de ciencia ficción surgieron de su mochila, amenazantes.

-¡Tu antirrutinaria conducta toca hoy a su fin, Tesla Wayfinder! ¡Y yo, la Corbata Gris, seré quien ponga fin a ella!

8 comentarios:

  1. Veamos, en el de hoy salen:

    -Camaleón de... pues de Camaleón xD
    -"Felino" de Pmay/Electrón Pelusa (no le pusiste nombre, se lo he tenido que poner yo xD)
    -Una parte del poder de Splitter, el mío
    -Tesla, de Sion
    -Y la Corbata Gris de Tsufurino

    ResponderEliminar
  2. Solo puedo decir que me ha encantado!! >.< Quiero mas!! (Y me encanta mi nombro xD)

    ResponderEliminar
  3. Espero con ansia el siguiente capítulo.

    ResponderEliminar
  4. Me molo tanto que me vuervo de colorinesh.

    ResponderEliminar
  5. Acción desde el principio molaaa >o<

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Una lectura fresca y cautivadora. Mucha suerte y que te lean muchos.

    ResponderEliminar