miércoles, 24 de octubre de 2012

La pianista


El chico estaba dando su paseo habitual desde la escuela hasta su casa, como hacía siempre a aquella hora. Sin embargo, esta vez un débil sonido llamó su atención. Siguiendo el sonido tal y como podía, llegó a una gran mansión rodeada por una pared.

El chico se asomó por la pared y pudo ver un gran jardín, en el que una joven mujer estaba tocando el piano. Fascinado por aquel sonido, el chico se quedó a escucharlo durante un buen rato.
A partir de ese día, siempre que volvía de la escuela se quedaba un rato asomado a la pared y escuchando cómo la joven tocaba el instrumento.


Un buen día, la joven vió al chico asomado a la pared. Con una suave voz, la mujer le dijo que se sentara a su lado. El chico salta el muro y como le indicó, se sienta al lado de ella.
“¿Por qué vienes todos los días a escuchar cómo toco el piano?” preguntó la joven. “Siempre que estoy en la escuela, soy sometido a constantes humillaciones, burlas y golpes de parte de mis compañeros. En mi casa, mis padres están constantemente obligándome a estudiar, estudiar y más estudiar, siempre bajo una presión absoluta y sin tiempo para nada. Estaba pensando en quitarme la vida cuando pude oírte tocar el piano. El poder escuchar al siguiente día este hermoso sonido es lo único que hace que merezca la pena aguantar un día más” respondió el chico. La joven hizo un gesto de haberse sorprendido, pero después sonrió levemente y soltó un “Gracias”.

Pasaban días y días, y el chico siempre seguía asomándose al muro para escuchar la música. Hasta que un día, se encontró con que en aquella mansión ya no se encontraban ni ella ni nadie. Su familia se había mudado a otro lugar. En aquel momento, una tristeza indescriptible inundó al chaval.

Pasaron los años y los años, y al chico parece que por una vez la vida le sonreía. Aún con la notable mejoría, él siempre se acordaba de aquella música que le dió esperanzas, aunque nunca la pude volver a oír.

Hasta que, en unas simples vacaciones de verano, escuchó un conocido sonido.

2 comentarios:

  1. La música puede cambiar la vida de uno... Que bonito te ha quedado. *o*

    ResponderEliminar