viernes, 17 de febrero de 2012

Hooded Heroes #6

 El rastro de Spencer y la Corbata Gris les llevó a un rascacielos. Tesla lo reconoció al instante: era la base secreta de la Corbata Gris. Aunque a primera vista no pudiera aparentar otra cosa que ser un edificio de oficinas más, Tesla sabía que no era un lugar normal y corriente. Ya había luchado contra su “archienemigo” en aquel edificio en una ocasión. Confiaba en que, algún día, volvería allí a acabar de una vez por todas sus enfrentamientos con él.

 Pero hoy no era ese día. No había venido a luchar contra la Corbata Gris. Había venido a rescatarle. La vida tiene esas cosas a veces.

-Muy bien ¿Cómo entraremos?- Felino miraba el edificio cansado, pensando sólo en lo que supondría subir todos esos pisos. Porque suponía que la Corbata Gris tendría su base de operaciones en el último. Era demasiado habitual. Y rutinario.
-¿No puede Splitter hacer una de esas… “cosas”?
-Se llaman “cortes”, y no, no puedo hacer uno dentro de un sitio desconocido. No es que no pueda pero… El contacto de las llamas contra otros objetos podría tener resultados catastróficos.
-No os preocupéis, tengo un plan- Melt sonrió.
-¡Qué lástima, yo tengo otro!

 La voz provenía desde un lugar oscuro. Yolok salió a la luz para dejarse ver.

-¡Tú!- Felino se puso a la ofensiva -¿No te molesta ir de perrito faldero de ese tipo?
-¡Yo no soy el perrito faldero de nadie! ¡He venido a luchar!
-¿A luchar por qué?
-¡Porque sí! ¡Soy boxeador! ¡Vivo para la lucha! ¡Y vosotros lucháis! Así que…- Les señaló -¡Que uno de vosotros luche conmigo!
-¿Uno?
-¡Venga ya, sed legales! ¿No iríais a enfrentaros los cinco contra mí, no?
-¿Este tío alucina, no?- Melt empezaba a estar harta de los héroes idílicos.
-No Melt, tiene razón- Felino se adelantó -Iros vosotros. Yo lucharé contra él. ¡Tal vez no me venga mal recuperar mi antigua vida!
-Pero Felino, podríamos…
-Melt, te necesitan para subir y Splitter y Camaleón no pueden luchar. Y Tesla es una pieza fundamental en la misión ¡Iros, yo sólo sirvo luchando aquí!

 Melt asintió y dio a los demás la orden de seguirle. Todos se marcharon, dejando a Felino y a Yolok frente a frente.

-¿Así que boxeador, eh? Yo fui luchador callejero.
-¿Ah sí? Pareces muy joven para haberte dedicado a eso.
-Lo sé. Digamos que nací con un… talento especial.
-Ah… Pues yo tengo un mochila que suelta aire.

****

 Tesla miró preocupado la altura del edificio. Habría por lo menos unos 45 pisos. Y no había metal dónde imantarse.

-No te preocupes por eso Tesla- Melt pareció haber leído el pensamiento del chico -Ya tengo un plan para subir…

 Miró a Camaleón. Esta asintió y se quitó la capucha. Al hacerlo se reveló como una versión más bajita de Felino.

-¿Lista?- Camaleón copió a la perfección la forma de hablar del chico con ojos de gato.
-Será un segundo… ¡Cambio de estado! ¡Steam!

 Ante la vista de Tesla el rostro acuático de Melt se transformó en una extraña imagen echa de vapor. Era como mirar a una voluta de humo en la que se dibujaban los rasgos de la chica. Sus cabellos, azules, se volvieron grises y vaporosos, y dejaron de tener una consistencia sólida. Tesla se quedó con la boca abierta. Melt (o ahora más bien Steam) le sonrió. O al menos eso es lo que parecía.

-Camaleón y yo subiremos arriba. Abriremos una abertura y luego entraréis por ella con un corte de Splitter ¿Entendido? ¡Vamos!

 Dicho esto iniciaron la subida. Camaleón-Felino se enganchó con las manos a una cornisa dando un salto y comenzó a escalar con la misma gracia y eficacia de un gato. Steam, por su parte, se limitó a flotar hacia arriba como si fuera un fantasma. Tesla contempló el espectáculo impresionado.

-Ya ves…- Splitter le habló mientras miraba igualmente orgulloso el trabajo de las dos chicas del grupo. -Es muy difícil detenernos

 ****

 Un puño voló a gran velocidad hacia el rostro de Yolok. El boxeador rubio lo esquivó e intentó responder con un puño que hizo agitarse el aire. Felino esquivó la onda por unos pocos centímetros. Le quitó la capucha.

-¡No lo haces mal!
-Mentira. Lo hago mal. Soy un desastre…- Yolok sonrió -Pero soy un desastre invencible.
-¡Eso vamos a comprobarlo!

 Felino se lanzó de nuevo a por Yolok tal y como aprendió luchando en las calles. Las artes marciales son una técnica defensiva pero si sabe utilizar para confundir al enemigo se puede utilizar toda su fuerza en su contra. Era algo que había aprendido luchando. Y había luchado mucho.

 Yolok esquivó su ataque, pero eso era exactamente lo que quería. Le golpeó en el estómago con la rodilla y este se dobló. Aprovechó esta postura para darle en el dorso del cuello y así acabar el combate pero un golpe de aire le dio a él en el estómago, tirándole hacia atrás.

-What the purr…?
-¡Hum! ¡Recuerda que estás luchando contra un superhombre como tú!- Se puso recto y señaló orgulloso su mochila con el brazo cubierto de cables -¿Ves esto? Me la hizo el tipo gris ese. ¡Con ella puedo lanzar aire por cualquier parte de mi cuerpo! Basta con que mueva un solo músculo y… ¡Bum!
-Puf…- Felino se levantó de un salto -Mejor no te pregunto qué músculo usaste para darme en el estómago…
-Fue el cuello. Te di con la cabeza- se quedó pensativo -No sé que otro músculo podría haber usado…
-Déjalo, da igual. De todas formas, aunque tengas esa habilidad sigues teniendo un punto débil ¡Tu poder es una máquina! Si te la quito… ¡Se acabará el combate!

 Yolok se puso en una postura desafiante

-¡A ver si puedes, gatito!

 Felino se lanzó corriendo a por Yolok. Este se quedó en su lugar esperando el impacto del chico-gato. Fue a pegarle, pero en el último segundo hizo una finta y se colocó con una velocidad imposible al lado de Yolok, una postura perfecta para destruirle la mochila…

 …Lástima que el boxeador sabía que iba a hacer eso.

 Yolok abrió los brazos y juntó las manos en una poderosa palmada. Al hacerlo todo el aire de su alrededor se agitó en un sonido ensordecedor. Felino quedó inmediatamente incapacitado por el “cañonazo” y fue lanzado hacia atrás. Pese al impacto no tardó en levantarse de nuevo, pero le dolían los oídos una barbaridad.

-¡Justo que lo que me temía! ¿Te molestan los ruidos fuertes? ¡Claro, eres un gato! ¡A mi gato también le molestaban!
-¿Has llegado a esa conclusión tu solo?- Los oídos le silbaban.
-Soy una persona lógica y simple y tu debilidad es MUY lógica y simple. No ha sido difícil pillarte.
-Muy bien… Y ahora que sabes cuál es mi debilidad ¿Qué vas a hacerme?
-¡Más simple aún!- ante la cara de sorpresa de Felino se quitó la mochila -¡Pelearemos sin nuestras habilidades! ¡Como hombres normales y corrientes! ¡O como hombres de verdad!

 Felino miró a su contrincante con la misma cara que alguien miraría un loco sin remedio

-Este tío flipa...

3 comentarios:

  1. Me apuesto 20€ a que gana Felino!! xDD Muy buen capitulo, sigue así ;)

    ResponderEliminar
  2. Qué grande, esto se va poniendo cada vez mejor

    ResponderEliminar